Los regantes de Alicante también recogen firmas contra la región

Los agricultores del Levante español también se rebelan contra el nuevo Estatuto de Castilla-La Mancha. A la iniciativa de recogida de firmas de los regantes de Murcia, con el apoyo del propio Gobierno murciano, que preside el popular Ramón Luis Valcárcel, se suman ahora los agricultores de la provincia de Alicante, que están planteando iniciativas en diversos frentes.

Así, la junta directiva de la Federación de Entidades de Riegos de la Provincia de Alicante (Ferpa) ha acordado proponer al Consell de la Comunidad Valenciana la insumisión fiscal contra la Administración central hasta que el Gobierno de la nación «muestre interés por la agricultura y el regadío de la zona», según el presidente de la entidad y de Riegos de Levante (margen izquierda), Manuel Serrano.

El presidente de los regantes destacó que «la Generalitat debería retener los fondos de aportaciones al Estado para destinarlos a mejoras de infraestructuras hidráulicas y optimización de los regadíos tradicionales». De esta forma, «buscar los recursos hídricos que necesitamos para el mantenimiento de los regadíos y compensar las pérdidas que están sufriendo nuestros agricultores por la carencia de recursos y la falta de garantías en las aportaciones», aseguró Serrano.
 
El Estatuto Barred-Cospedal, una «agresión»

Pero es que, además, Ferpa acordó también realizar una campaña de recogida de firmas contra la propuesta de reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha, cuyo texto contempla la caducidad del trasvase Tajo-Segura en el 2015, que posteriormente harán llegar al Congreso de los Diputados. «El documento es una agresión contra nuestro territorio y una falta de responsabilidad histórica sin precedentes por parte de los políticos castellano-manchegos que impulsan, promueven o aprueban iniciativas legislativas como ésta que van contra los principios de solidaridad entre regiones de un mismo estado y contra el propio medio ambiente», afirman.

Desde Ferpa lo califican como «antisolidario y anticonstitucional» y afirman que este Estatuto afecta de forma directa a las comunidades de regantes de la provincia.
 
Interconexión de las cuencas

Serrano pide la interconexión de las cuencas de los ríos españoles. «Es una reivindicación justa y factible. Además, si esto lo hubieran realizado hace años ahora los agricultores no tendríamos este problema». El presidente de Ferpa también destaca que «no es lo mismo que los agricultores pierdan la cosecha por una inundación que por la falta de agua». En su opinión, «con las últimas lluvias los pantanos de más de la mitad del país están desembalsando agua por seguridad. Me parece que en el 2007, con las tecnologías que existen, esta situación se está dando porque o bien a nadie en el conjunto del Estado español le interesa que la agricultura funcione o esto es poco menos que demencial».

El presidente de la Federación de Regantes afirmó que «no se puede estar haciendo inversiones millonarias por parte del Gobierno en la modernización de regadíos y, al mismo tiempo, no manda ni una gota de agua a la zona, ni saben para cuándo va a venir». Desde Ferpa afirmaron que «no se puede vivir de buenas voluntades. La situación no se puede mantener y alguien tiene que dar una solución factible».

Serrano recordó que «la materia prima tiene que venir suministrada por el Gobierno central. El agua es un bien común que tiene que repartirse solidariamente. La obligación del Gobierno de la nación es distribuirla adecuadamente». El presidente de los regantes resaltó por último que «no queremos quedarnos con el agua de nadie».

Continuar leyendo Los regantes de Alicante también recogen firmas contra la región