El Gobierno aplaza de nuevo la decisión clave para aprobar el Plan del Júcar

 El Consejo Nacional del Agua que hoy se celebra en Madrid no incluye en su orden del día la aprobación del real decreto que delimita la Demarcación Hidrográfica del Júcar, un texto legal que se ha convertido en el cuello de botella que impide continuar con el proceso de elaboración del nuevo Plan Hidrológico del Júcar.

La directora general del Agua del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Liana Ardiles, reconoció ayer en Valencia que el Consejo Nacional del Agua no abordará hoy el espinoso asunto y lo justificó en que el ministerio «está ultimado el texto» .

El pasado junio, el consejo incluyó en su orden del día un borrador del decreto de Demarcación que mantenía la actual estructura territorial de la cuenca del Júcar, tal como reivindicó la Generalitat Valenciana bajo el gobierno socialista y en contra del criterio de Castilla-La Mancha. Sin embargo, a última hora y sin explicaciones—fuentes consultadas por Levante-EMV lo atribuyen a las presiones del gobierno castellano-manchego—, el texto se «cayó» del orden del día.

En noviembre, el ministro Miguel Arias Cañete aseguró en Valencia que el real decreto estaría aprobado «antes de fin de año». El Consejo Nacional del Agua verá hoy los planes del Guadalquivir, Guadiana,Cantábrico Oriental y Cantábrico Occidental, además del Real Decreto de modificación del Dominio Público Hidráulico.

Liana Ardiles admitió que el texto legal es un «elemento esencial para avanzar en la planificación» y aseguró que «pase o no por el Consejo Nacional del Agua no significa que no vaya a estar» antes de final de año. «Son cosas completamente distintas»—añadió. «Que esté y lo tengamos completamente tramitado es la clave y estará antes de final de año. Esa es mi intención al menos», matizó.

Liana Ardiles, una técnico con amplia experiencia en agua, llegó a asegurar que el real decreto «está hecho», aunque evitó hablar de su contenido o de la razón de que no figure en el orden del día del Consejo Nacional del Agua.

«Hay que avanzar y llegar a consensos. No podemos permitirnos ahora nuevos retrasos» en la planificación de los planes de cuenca, aseguró en presencia de la presidenta de la CHJ Maria Ángeles Ureña. «Nos gustaría haberlo hecho antes y mejor», confesó, sin dejar de recordar que solo lleva «dos meses en el cargo».

Fabra y Císcar se citan con los regantes en Antella 
Cinco días después de que el núcleo duro del Consell asumiera la gestión del agua tras la salida de Maritina Hernández, el presidente, Alberto Fabra, y su segundo, José Císcar, nuevo responsable de Agricultura y Agua, reunieron en Antella a los dirigentes de la principales comunidades de regantes: Acequia Real del Júcar, Sueca, Escalona, Cullera y Carcaixent.

El encuentro se produjo en una comida de carácter privado, señalaron, tras una visita al azud y a la casa de compuertas. En ella, Fabra, según varios asistentes, anunció que impulsará el consenso y el diálogo en cuestiones hídricas para evitar enfrentamientos, pero no se refirió directamente a la pugna que mantienen los regantes alicantinos, que reclaman una segunda toma del trasvase Xúquer-Vinalopó que los usuarios de la Ribera rechazan.
Entre los representantes de los regantes existía incluso cierta incertidumbre ante una convocatoria realizada a instancias de Fabra justo en el estreno de Císcar como responsable de Agua, quien ya había mantenido contactos con los regantes alicantinos.

El jefe del Consell también pidió la colaboración de los regantes de la Ribera para poder sacar adelante el Plan Hidrológico de la demarcación del Xúquer. Ni Fabra ni Císcar realizaron declaraciones aludiendo al carácter privado de la reunión mientras los regantes valoraban «el gesto» de que este fuera el primer acto del nuevo conseller de Agricultura.