La CE baraja aumentar los requisitos medioambientales en las ayudas agrícolas

Los servicios del comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, preparan las primeras propuestas para la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) -previstas para el 17 de noviembre- y, según varias fuentes, una de las ideas consiste en hacer las ayudas «más verdes», es decir más vinculadas al respeto y a la protección del medio ambiente. El comisario manifestó hoy que la PAC «debe evolucionar» y «mejorar los aspectos relativos a la gestión de los recursos naturales», durante su intervención en el congreso del comité de organizaciones agrarias y cooperativas europeas (Copa-Cogeca). Sin embargo, Ciolos no quiso precisar de qué manera va a proponer esa orientación más verde de los subsidios agrarios. Señaló que el sector agrícola es el primero que debe tener un papel importante en la protección de la biodiversidad y en la lucha contra el cambio climático. En la actualidad, la PAC se divide en dos tipos de medidas o «pilares», en el argot de Bruselas: el primero, las medidas de mercado o ayudas directas, y el segundo el desarrollo rural políticas cofinanciadas por los países y que costean actividades complementarias o distintas a la agricultura. Dentro de ese segundo pilar figuran medidas conocidas como «agroambientales», como programas contra el cambio climático o la producción ecológica y según explicó a Efeagro otra fuente, la CE está estudiando incluir esa clase de planes dentro de los pagos directos. El portavoz comunitario de Agricultura, Roger Waite, explicó en rueda de prensa, que entre la opinión pública y los contribuyentes existe «un problema de percepción sobre las ayudas de la PAC y las que son buenas o malas». En este sentido, apuntó Waite, se relacionan las del segundo pilar (cofinanciadas) con el lado bueno y las ayudas directas con el lado «malo», por lo que hace falta «equilibrar» ambos pilares, pero no detalló tampoco de qué forma. Pero entre las ideas de la CE podría figurar un incremento de las condiciones medioambientales, que ahora se imponen al agricultor o al ganadero para el cobro de las ayudas agrícolas, conocidas como la «eco-condicionalidad», según explicó a Efeagro otra fuente. El presidente del comité de organizaciones agrarias europeas (Copa), Padraig Walshe, declaró en rueda de prensa, que los agricultores «no están de acuerdo con los rumores» que apuntan a una mayor importancia de las reglas medioambientales a la hora de otorgar las ayudas directas. Walshe abogó por mantener la situación «como en la actualidad» y dejar la actual separación entre las ayudas directas y las políticas de desarrollo rural. En cualquier caso, Ciolos reiteró sus argumentos de una PAC «fuerte» en la que se mantengan objetivos como la producción de alimentos y la cohesión de los territorios y volvió a defender un presupuesto adecuado para los pagos directos. La CE dará a conocer en noviembre sus primeras propuestas para revisar la PAC y en julio de 2011 tiene previsto presentar el proyecto legislativo de la reforma, con el fin de que sea negociada por los países comunitarios y por el Parlamento Europeo. Esta discusión se mezclará con la del marco presupuestario de la UE para después de 2013 y ya hay miembros de la CE, como el comisario europeo de Presupuestos, Janusz Lewandowski, que han dicho que el peso de la agricultura se tiene que ir reduciendo. La actual presidenta del Consejo agrícola de la UE, la belga Sabine Laruelle, admitió, en declaraciones a la prensa, que esa discusión es «ineludible», pero en cualquier caso rechazó que las ayudas directas sean «nacionalizadas». El congreso del Copa-Cogeca reúne hasta mañana a agricultores de los 27 países para discutir sobre el futuro de la PAC, entre ellos de las organizaciones Asaja, Upa, Coag, y de las cooperativas españolas.