La sequía obliga al Gobierno a reducir el regadío con agua del Júcar en la Mancha

La situación de sequía se ha agravado en la cuenca del río Júcar desde que en octubre empezó el año hidrológico. El ritmo de las lluvias no se ha mantenido con la misma intensidad que en los primeros meses del ciclo hidrográfico, de forma que los embalses del Júcar se encuentran al 22,3% de su capacidad.

La situación es todavía más preocupante en los embalses de cabecera del río Júcar. El pantano de Alarcón se encuentra al 6,1% de su capacidad y el de Contreras al 5,6%, según los datos hechos públicos por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) el lunes.

La crítica situación de los pantanos y las escasas lluvias en las zonas de los embalses hacen que el sistema del Júcar afronte la etapa más seca del año hidrológico con las reservas muy bajas.

La CHJ, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, se ha visto obligada, ante la escasez de agua embalsada, a lanzar una segunda oferta de compra de derechos de agua a los agricultores de la Mancha por un valor de cinco millones de euros.

La operación se une a la aprobada el pasado mes de octubre que ya se ha cubierto, según la Federación de Regantes de la Mancha Oriental, en un 77%, con lo que se ha logrado evitar el uso de 42 hectómetros cúbicos de agua y aumentado las reservas.

La oferta de octubre de la Confederación mejoraba la que realizó el ejercicio anterior, cuando una operación similar fracasó. Los agricultores se negaron a vender sus derechos de riego en unas condiciones que consideraban insuficientes, especialmente por su bajo precio, y la CHJ tuvo que variar las condiciones.

La Confederación no ha vuelto a caer en el mismo error. La oferta que presentó a los agricultores manchegos en octubre de 2007 era mucho más atractiva que la del año anterior. Por de pronto, la CHJ ofreció entre 0,20 y 0,25 euros por metro cúbico frente a los 0,15 y 0,20 del ejercicio 2006-2007.

Los regantes del tramo medio del Júcar han tenido que renunciar al 20% del agua a la que tenían derecho para regar los campos y optar así a la oferta pública. La CHJ destinó a la operación, sobre 26.000 hectáreas, 12 millones de euros.

La segunda oferta pública de adquisición de acciones ha sido lanzada este mes por la Confederación apremiada por la sequía y ofrece unas condiciones menos ventajosas para los agricultores. La CHJ destina a la operación cinco millones de euros. La principal diferencia respecto a la operación de octubre es que los agricultores de la Mancha deberán renunciar al 40% de sus derechos de riego sin recibir ningún pago.

El presidente de los regantes de la Mancha, Francisco Belmonte, indicó que aunque las condiciones de la nueva oferta son peores, el resultado puede ser bueno, ya que «los agricultores también saben que la situación está peor».

Enfrentamiento
El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó ayer la decisión del Ministerio de Medio Ambiente de no realizar la declaración de impacto ambiental en las obras para reducir la utilización de los recursos del acuífero de la Mancha Oriental.

Las obras permitirán que los regantes de Albacete reciban aguas superficiales del Júcar para regar y no utilizarán los acuíferos en épocas en las que no haya sequía. Las actuaciones afectan a 270 pozos y 11.900 hectáreas. Francisco Belmonte explicó que las obras están contempladas en el Plan Hidrológico Nacional.

Con estas obras se dejarán de extraer del acuífero cerca de 60 hectómetros de agua en los periodos que haya disponibilidad de recursos en superficie.

El proyecto contempla la modernización del regadío en 11.900 hectáreas. Para ello se ejecutarán cuatro tomas en el Acueducto del Tajo-Segura, aunque el agua que se extraerá procederá del Júcar. Está previsto construir tres balsas de regulación con un volumen de 114.000, 270.000 y 61.000 metros cúbicos. La instalación de tuberías ocupará 117 kilómetros y las acometidas eléctricas tendrán menos de uno.

jsanchis@lasprovincias.es