Alique pide la comparecencia del presidente de la Confederación del Tajo

El Grupo Parlamentario Socialista ha solicitado la comparecencia del presidente de la Confederación del Tajo en el Senado  para que informe sobre el estado en el que se encuentran los trabajos del futuro Plan Hidrológico del río, así como los principales problemas de la cuenca y las líneas de solución a los mismos según los estudios técnicos que se han realizado hasta el momento.
En el escrito, al que tuvo acceso La Tribuna, el senador por Guadalajara Jesús Alique también quiere saber si las reglas de explotación con que se maneja actualmente el trasvase Tajo-Segura están adecuadas al régimen de aportaciones de 1980 hasta nuestros días y si se tiene previsto adecuarlas a la realidad actual.
El parlamentario también se interesa por el estado de ejecución de varias obras, entre ellas, la de abastecimiento a los municipios colindantes de Entrepeñas y Buendía, la interconexión Alcorlo-Beleña, la explotación efectiva de la conducción de conexión entre el embalse de Alcorlo y la ETAP de Mohernando y la tercera conducción de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe.

«Declaración de guerra». Jesús Alique declaró que la actitud del secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, supone una auténtica «declaración de guerra» contra Castilla-La Mancha, después de asegurar en Murcia que el futuro plan de cuenca del Tajo tendrá en cuenta las reivindicaciones de los regantes de esta región.
Además, tildó de «cobardía» el hecho de que el número dos de Agricultura realizara este tipo de anuncios fuera de Castilla-La Mancha o Madrid, y subrayó que también quiere saber en qué consiste las reformas que ya ha adoptado el Ejecutivo en dicho Plan.
El senador socialista recordó que las aportaciones del Tajo a la cabecera se han reducido a la mitad desde 1980, en comparación con el período 1959-1979, y que también se han producido problemas de calidad en sus aguas, además de tener que soportar la obligación de transferir un importante caudal de agua a Portugal.
Por último, también denunció que, pese a la grave situación del río, el Ministerio de Agricultura aprobó recientemente el trasvase de 101,7 hectómetros cúbicos de la cabecera  durante el trimestre final del año, 29,7 para abastecimiento y 72 para zonas de riego servidas por el acueducto al Segura.