La consejera de Agricultura subraya la «labor» en Bruselas que ha permitido a España mantener el presupuesto de la PAC

La consejera de Agricultura de Castilla-La Mancha, María Luisa Soriano, subrayó la «labor extraordinaria» de los negociadores españoles en Bruselas, que ha permitido a España mantener el presupuesto de la PAC (Política Agraria Comunitaria), y aseguró que la región «sólo puede salir de la reforma beneficiada y reforzada».

Soriano participó ayer en el Consultivo de Agricultura, presidido por el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, y al que también asistieron los consejeros del País Vasco, Cataluña, Galicia, Andalucía, Asturias, Cantabria, Aragón, Canarias, La Rioja, Extremadura, Baleares y Castilla y León.

La consejera subrayó la «labor extraordinaria» de los negociadores españoles en Bruselas, que ha permitido a España seguir siendo beneficiaria neta en el próximo marco financiero y mantener el presupuesto de la PAC, «cuando la tendencia en Europa era ir a la reducción».

Soriano expresó su apoyo al Gobierno para continuar negociando la reforma de la política agraria, en la que ha demandado más flexibilidad para transferir fondos entre el primer pilar (ayudas directas) y el segundo (desarrollo rural), y en el «greening».

También valoró el aumento del presupuesto para desarrollo rural y la posibilidad de contar con hasta tres años para acometer los proyectos con fondos comunitarios. Recordó, asimismo, que Castilla-La Mancha recibe casi mil millones de euros de la PAC, que suponen un 40% de la renta de los productores.

«Castilla-La Mancha sólo puede salir de la reforma beneficiada y reforzada», aseguró la consejera de Agricultura, según informó ayer la Junta de Comunidades en una nota de prensa

Los consejeros de Agricultura participantes en el Consultivo de Agricultura valoraron el acuerdo alcanzado por los veintisiete en cuanto al presupuesto para la Política Agraria Común y pidieron aclarar los cálculos para conocer con exactitud la ficha española.

Logros destacados

Soriano se refirió a la posibilidad de un trasvase de fondos del 15% que podrán hacer los estados miembros entre las ayudas directas y el desarrollo rural y viceversa, «lo que permitirá a un Estado complementar las rentas de sus agricultores y ganaderos en aquellos casos y sectores en los que haga falta», expuso María Luisa Soriano.

También valoró positivamente «que se hayan introducido medidas para flexibilizar el conocido como greening -que preveía que el 30% de las ayudas queden sujetas a criterios medioambientales-, lo que debe derivar en que países como España rebajen ampliamente ese porcentaje», incidió.

La titular de Agricultura de Castilla-La Mancha aplaudió, asimismo, que se haya aprobado la medida ‘n+3’ en los fondos de desarrollo rural, lo que significa que las comunidades autónomas dispondrán de un período de 3 años -por los 2 años actuales- para justificar y finalizar los proyectos que se pongan en marcha con fondos europeos, «evitando que se pierdan ayudas por cuestión de plazos», tal y como lo destacó María Luisa Soriano en una nota de prensa.