La Junta reclama 20 hm3 de agua para el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel

El presidente del Patronato del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) y consejero de Vivienda y Urbanismo, Alejandro Gil, solicitó ayer al Gobierno central un nuevo trasvase de 20 hectómetros cúbicos para el Parque Nacional, con el objetivo de recuperar sus «niveles hídricos y de encharcamiento», y siempre y cuando los embalses de cabecera del río Tajo, Entrepeñas y Buendía, lo permitieran.

Tras la rueda de prensa que ofreció ayer en Toledo para firmar un convenio de colaboración en materia urbanística con la Mancomunidad de Servicios de la Sagra Baja, el consejero destacó la necesidad de un nuevo trasvase para el parque en el mes de febrero, ya que en durante los meses de marzo y mayo se producirían las primeras nidificaciones.

A su juicio, el Consejo de Ministros tiene «sensibilidad» para adoptar medidas, remontándose a la aprobación del pasado viernes, día 29 de diciembre, por parte del Gobierno central de un nuevo trasvase de 12 hectómetros cúbicos para el mes de enero para consumo humano y nada para regadío.

Según expuso Alejandro Gil, desde la Comunidad de Castilla-La Mancha «somos responsables» a la hora de restringir el consumo humano, y para ello, subrayó, existe un Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG), que va a controlar el consumo de agua de la zona, «siendo sensibles de esta manera con el Acuífero 23 y las Tablas de Daimiel», apuntó.

Asimismo, el presidente del Patronato del Parque Nacional avisó que Castilla-La Mancha «está legitimada» a la hora de pedir un trasvase, «más que el Levante y Murcia, que no dicen nada respecto a reducir el consumo de agua, y en cambio incrementan sus usos para el ocio», señaló Gil.

Finalmente, subrayó que la petición de 20 hectómetros cúbicos para Las Tablas es una cantidad «inferior» a las peticiones que se hacen desde el Sindicato de Regantes de Murcia y desde el Levante.

ABC

El panorama en Las Tablas de Daimiel es desolador por la sequía