Soria pone en el disparadero a un compañero con sus polémicas reformas

Soria pone en el disparadero a un compañero con sus polémicas reformas

José Manuel Soria, titular de Industria, Energía y Turismo, sigue a lo suyo. El hombre que, como aseguran compañeros de partido, es capaz de entrar en un ascensor y acabar discutiendo con quien esté dentro de él, continúa empeñado en provocar daños colaterales en terceros a cuenta de sus actuaciones.

A la polémica existente en las filas populares sobre las prospecciones petrolíferas ha venido a sumarse otra que amenaza con poner en contra del Ejecutivo a buena parte del sector agrícola español a cuenta del tarifazo eléctrico.

Desde hace meses, los regantes vienen solicitando actuaciones para que se tenga en cuenta que las tarifas significan la ruina del sector.

En Industria, aseguran fuentes del sector, es como si oyeran llover.

Tan sólo el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, se ha preocupado de dar árnica a las demandas del sector.

Un sector al que Soria -y el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal– han logrado poner de acuerdo en un frente común contra el tarifazo.

A Arias Cañete le ha tocado bailar con la más fea: escuchar las quejas de las asociaciones que representan a los regantes y a las principales entidades de defensa de los agricultores, desde Asaja a UPA pasando por Coag, entre otras.

Colocado en primera línea de fuego, el ministro tuvo que atender el pasado 12 de febrero a la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore).
 
Pero la última palabra con respecto a las demandas de una tarifa adecuada a las necesidades de los regantes no depende de Arias Cañete, aunque éste esté haciendo todo lo posible por lograr un compromiso para la creación de una tarifa especial.

La cuestión no es baladí, pues en algunas regiones las inversiones de modernización de los sistemas de riego han sido muy elevadas pero han pasado a ser lastradas por el tarifazo.

En ese sentido, los regantes piden un poco de comprensión, ya que las tarifas pueden ser letales para las explotaciones y las comunidades de regantes.

El pasado 20 de febrero el sector ya llevó a cabo una primera protesta en varias ciudades. Protesta que volverá a repetirse este próximo miércoles.

Desde luego, Soria y Nadal han entrado como elefantes en una cacharrería con la cuestión energética en el campo.

Y lo que es peor: no sólo han colocado en el disparadero a Arias Cañete, obligándole a intervenir como un bombero para apagar el incendio sino que, además, han conseguido dar munición al PSOE y unir a buena parte del sector contra el Gobierno a costa de su proceder.

Para colmo, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo parece no haber previsto las consecuencias de su Real Decreto sobre renovables en otros sectores agrícolas.

Es el caso de los purines, los residuos que se producen en las granjas porcinas. El RD supondrá la desaparición de plantas de tratamiento de purines.
 
Pero el problema va más allá: en algunas áreas de producción porcina, la imposibilidad de eliminación de los detritus puede suponer problemas para esas explotaciones.

Y no hay que olvidar que España es el segundo país productor de porcino de capa blanca de la Unión Europea.

IR ARRIBA

¿Te ha gustado este artículo
José Manuel Soria, titular de Industria, Energía y Turismo, sigue a lo suyo. El hombre que, como aseguran compañeros de partido, es capaz de entrar en un ascensor y acabar discutiendo con quien esté dentro de él, continúa empeñado en provocar daños colaterales en terceros a cuenta de sus actuaciones.

A la polémica existente en las filas populares sobre las prospecciones petrolíferas ha venido a sumarse otra que amenaza con poner en contra del Ejecutivo a buena parte del sector agrícola español a cuenta del tarifazo eléctrico.

Desde hace meses, los regantes vienen solicitando actuaciones para que se tenga en cuenta que las tarifas significan la ruina del sector.

En Industria, aseguran fuentes del sector, es como si oyeran llover.

Tan sólo el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, se ha preocupado de dar árnica a las demandas del sector.

Un sector al que Soria -y el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal– han logrado poner de acuerdo en un frente común contra el tarifazo.

A Arias Cañete le ha tocado bailar con la más fea: escuchar las quejas de las asociaciones que representan a los regantes y a las principales entidades de defensa de los agricultores, desde Asaja a UPA pasando por Coag, entre otras.

Colocado en primera línea de fuego, el ministro tuvo que atender el pasado 12 de febrero a la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore).
 
Pero la última palabra con respecto a las demandas de una tarifa adecuada a las necesidades de los regantes no depende de Arias Cañete, aunque éste esté haciendo todo lo posible por lograr un compromiso para la creación de una tarifa especial.

La cuestión no es baladí, pues en algunas regiones las inversiones de modernización de los sistemas de riego han sido muy elevadas pero han pasado a ser lastradas por el tarifazo.

En ese sentido, los regantes piden un poco de comprensión, ya que las tarifas pueden ser letales para las explotaciones y las comunidades de regantes.

El pasado 20 de febrero el sector ya llevó a cabo una primera protesta en varias ciudades. Protesta que volverá a repetirse este próximo miércoles.

Desde luego, Soria y Nadal han entrado como elefantes en una cacharrería con la cuestión energética en el campo.

Y lo que es peor: no sólo han colocado en el disparadero a Arias Cañete, obligándole a intervenir como un bombero para apagar el incendio sino que, además, han conseguido dar munición al PSOE y unir a buena parte del sector contra el Gobierno a costa de su proceder.

Para colmo, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo parece no haber previsto las consecuencias de su Real Decreto sobre renovables en otros sectores agrícolas.

Es el caso de los purines, los residuos que se producen en las granjas porcinas. El RD supondrá la desaparición de plantas de tratamiento de purines.
 
Pero el problema va más allá: en algunas áreas de producción porcina, la imposibilidad de eliminación de los detritus puede suponer problemas para esas explotaciones.

Y no hay que olvidar que España es el segundo país productor de porcino de capa blanca de la Unión Europea.

IR ARRIBA

¿Te ha gustado este artículo

José Manuel Soria, titular de Industria, Energía y Turismo, sigue a lo suyo. El hombre que, como aseguran compañeros de partido, es capaz de entrar en un ascensor y acabar discutiendo con quien esté dentro de él, continúa empeñado en provocar daños colaterales en terceros a cuenta de sus actuaciones.

A la polémica existente en las filas populares sobre las prospecciones petrolíferas ha venido a sumarse otra que amenaza con poner en contra del Ejecutivo a buena parte del sector agrícola español a cuenta del tarifazo eléctrico.

Desde hace meses, los regantes vienen solicitando actuaciones para que se tenga en cuenta que las tarifas significan la ruina del sector.

En Industria, aseguran fuentes del sector, es como si oyeran llover.

Tan sólo el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, se ha preocupado de dar árnica a las demandas del sector.

Un sector al que Soria -y el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal– han logrado poner de acuerdo en un frente común contra el tarifazo.

A Arias Cañete le ha tocado bailar con la más fea: escuchar las quejas de las asociaciones que representan a los regantes y a las principales entidades de defensa de los agricultores, desde Asaja a UPA pasando por Coag, entre otras.

Colocado en primera línea de fuego, el ministro tuvo que atender el pasado 12 de febrero a la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore).
 
Pero la última palabra con respecto a las demandas de una tarifa adecuada a las necesidades de los regantes no depende de Arias Cañete, aunque éste esté haciendo todo lo posible por lograr un compromiso para la creación de una tarifa especial.

La cuestión no es baladí, pues en algunas regiones las inversiones de modernización de los sistemas de riego han sido muy elevadas pero han pasado a ser lastradas por el tarifazo.

En ese sentido, los regantes piden un poco de comprensión, ya que las tarifas pueden ser letales para las explotaciones y las comunidades de regantes.

El pasado 20 de febrero el sector ya llevó a cabo una primera protesta en varias ciudades. Protesta que volverá a repetirse este próximo miércoles.

Desde luego, Soria y Nadal han entrado como elefantes en una cacharrería con la cuestión energética en el campo.

Y lo que es peor: no sólo han colocado en el disparadero a Arias Cañete, obligándole a intervenir como un bombero para apagar el incendio sino que, además, han conseguido dar munición al PSOE y unir a buena parte del sector contra el Gobierno a costa de su proceder.

Para colmo, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo parece no haber previsto las consecuencias de su Real Decreto sobre renovables en otros sectores agrícolas.

Es el caso de los purines, los residuos que se producen en las granjas porcinas. El RD supondrá la desaparición de plantas de tratamiento de purines.
 
Pero el problema va más allá: en algunas áreas de producción porcina, la imposibilidad de eliminación de los detritus puede suponer problemas para esas explotaciones.

Y no hay que olvidar que España es el segundo país productor de porcino de capa blanca de la Unión Europea.

ENLACE A NOTICIA: http://www.elsemanaldigital.com/soria-pone-en-el-disparadero-a-un-companero-con-sus-polemicas-reformas-133922.htm

Deja una respuesta