Araceli Olmedo, Y ahora qué…

Qué va a pasar conmigo. Yo soy un acuífero muy importante. Soy el Acuífero 23. Un acuífero muy famoso por sus golferías hídricas. Un acuífero compartido entre Ayuntamientos, regantes e industrias. Soy un acuífero codiciado por los políticos, objetivo de los hidrogeólogos, cuestionado por los ecologistas e ignorado por la ciudadanía y por los niños. Soy un acuífero de todos y para todos. Soy unas cuantas masas de agua subterráneas, pero no sé si soy un acuífero amado y mucho menos sé por quién.

Soy estandarte de los desastres y el pecado de las aguas subterráneas. Voy por la geografía “como put… por rastrojo”, a la que le quitaron la virginidad hace ya 20 años y cada 8 años (al cambio de Gobierno) la violan, la “apadrinan”, la visten verbalmente de princesa y luego la dejan de criada.

Recuerdo ¡qué tiempos! cuando salía de casa por el portalón de los Ojos del Guadiana (mi padre) y correteaba a mis anchas por las Tablas de Daimiel. Me regañaba mi padre, (ya digo, el Río Guadiana), si estaba mucho tiempo fuera, porque teníamos la amenaza de las turbas que, las muy gamberras, se incendiaban para asustarme no solo a mí, sino a los conservacionistas y a las Administraciones que salían al paso con medidas más o menos improvisadas para calmar a la prensa y a los sabios de Madrid. Tuve infecciones en aquellos tiempos menesterosos y aquella insalubridad la atajaron los regantes manchegos. Aquellos campesinos que no sé si fueron miedosos o arriesgados, porque en lugar de irse a Alemania o a otras zonas industriales para sobrevivir, decidieron pedir préstamos a los bancos para hacer pozos y convertir la miseria en desarrollo. Como consecuencia de ello me pusieron muchas banderillas con las máquinas de perforación y empezaron a conseguir mayores cosechas con mis aguas. Benditas aguas, decían. Pero yo cada día estaba más agonizante. Llegaron a dejarme muy mermado de reservas. Hasta que me declararon sobrexplotado, siguiendo los pasos del Acuífero 24 (despensa de las Lagunas de Ruidera). Fue un error aquella declaración a traición para los regantes. Una vergüenza administrativa, porque a raíz de ello me invadió la ilegalidad y se hicieron ricos los perforadores de pozos. La sobrexplotación ¡qué desacierto! impidió el orden, el reparto, el control y la gestión de mis aguas. Un despropósito que desde aquél 1.987 venimos arrastrando. Ni mis institutrices (los presidentes ni los comisarios de aguas de la Confederación del Guadiana) pudieron ni supieron arreglarme hasta que llegó el PEAG. Por aquella metedura de pata, creo yo, no declararon más acuíferos sobrexplotados. Y haberlos haylos y mucho más sobrexplotados que yo. ¡Ya lo creo y ya lo sabemos! Pero ese camino fue nefasto y hay que enmendarlo, levantando sobrexplotaciones y centrando la atención en el control de las extracciones. Que digo yo que me merezco un respeto y que basta ya de juegos con los números inventados. Que yo tengo mi alma y sé lo que me falta y lo que tengo. Y, por cierto, ahora mismo estoy rebosando, a 12 metros de los Ojos de mi padre, el Guadiana, igualito que en el 1980 (antes de esa Ley de Aguas de 1985, que perece ser vino a poner orden en España. Bueno, si ellos lo dicen…). Por lo tanto, de sobrexplotado nada de nada. Y si no, que lo diga el IGME, que es el que me lleva los piezómetros de los empachos o de las diarreas.

Pero a pesar de tener la barriga llena tengo mis miedos y mis incertidumbres. Estoy en un momento nuevo. Mis anteriores padrinos (PSOE) han desaparecido del mapa y me han quitado mis ropas y mis enseres y mi programa de actuaciones (PEAG). Estoy desconcertado, porque la nueva familia (PP) me ha dicho que no me preocupe porque ahora voy a estar mejor cuidado, más organizado y más querido. Yo le he dicho a un señor muy afable con barba, que no me quitaran mi pijama de franela y que mis padrinos anteriores habían conseguido la paz social y un buen futuro para mí y para mis queridos parásitos los usuarios. Me insistió en que contarían conmigo para repartir las ropas y los aposentos. Estoy esperando. De momento no me han dado ni ropas ni comida, ni me han dicho cuál es mi habitación y mi cama. No sé si va a venir alguien a arroparme y a decirme a qué hora me tengo que levantar, ni me ha dicho las tareas que debo hacer mañana y pasado y así más días.

Solo sé que mi nueva familia me lo ha dicho con palabras dulces, porque son unas personas muy amables y simpáticas y me lo han dicho con una música maravillosa e ilusionante y, tal vez, me gusta, aunque todavía no conozco la letra. Y esa letra puede ser… ¡Quién sabe! ¿Otra vez princesa para acabar en chacha?

Reconozco que ya no estoy para volver a la guerra de guerrillas, ni quiero. Llevo a cuestas el mareo de muchos vaivenes. Son muchos años de supervivencia, de luchas, de cambios, de criterios encontrados, de políticas confusas, de manipulaciones y de un total anarquismo hídrico e irrespetuoso. Yo creo que ya es hora de que la papelera solo se utilice para tirar lo que no ha funcionado, pero si algunas medidas han dado sus buenos resultados ¿por qué cambiarlas? Yo tengo muchos millones de años de existencia y los que me quedan, pero no me vendría mal un poco de paz y de concierto. Yo, a estas alturas, lo que necesito es pasar de desastre a ejemplo, conservando la educación que han adquirido mis regantes y los aparatos de control que se han puesto. Tirar todo por tierra no creo que acabe con mis heridas. No más tiritas. Por qué no seguir con caricias y tequieros. Como Acuífero 23 no tengo mayor anhelo que entender la letra de mis padrinos nuevos.

Continuar leyendo Araceli Olmedo, Y ahora qué…

Código Penal y fuerzas del orden público, mejor que seguridad privada en el campo

El proyecto de la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental de Albacete de contratar vigilancia privada para varias explotaciones agrarias de esa provincia (al parecer se trata de una experiencia piloto de seis meses) no convence como solución a los graves problemas de robos, sobre todo de material de cobre, que se están produciendo en el campo.

“La seguridad privada sólo se la pueden permitir explotaciones de grandes dimensiones, la mayoría no. Sería duplicar gastos y ya son bastantes los que se tienen que afrontar los agricultores”, opinó ayer para Lanza el secretario regional de UPA Julián Morcillo. A la Unión de Pequeños Agricultores le parece más efectivo “seguir haciendo un esfuerzo en prevención e investigación a través de las fuerzas del orden público y sobre todo endurecer el Código Penal para este tipo de delitos”.

A Morcillo no cree de recibo que se hayan dado casos de personas con dieciseis robos a sus espaldas, “y que incluso tras un juicio condenatorio no tengan cárcel”.
Florencio Rodríguez, secretario provincial de Asaja, tampoco ve la seguridad privada en las  explotaciones de Ciudad Real, aunque respecto a lo de los regantes de Albacete opina que “cualquier iniciativa puede ser interesante, depende de la zona. A lo mejor en un lugar con grandes superficies de riego y mucho material concentrado sí merece la pena, la idea no es mala, pero la vigilancia tampoco es fácil”, afirma.

Asaja comparte la idea de UPA de que lo más importante para frenar los robos “es endurecer las penas”.
En cuanto a las cifras con las que se cierra 2010 de número robos en el campo en la región UPA dice se está produciendo “un robo al día y en los últimos meses ha habido un importante incremento”, mientras Asaja habla de un aumento de entre un 15 y 20 por ciento.

Continuar leyendo Código Penal y fuerzas del orden público, mejor que seguridad privada en el campo

Las asociaciones agrarias esperan una Ley del Agua con una visión profesional

Cuando se cumple un mes desde que la Mesa del Agua de Castilla-La Mancha diera el visto bueno al anteproyecto de Ley del Agua, las organizaciones agrarias inciden en que los objetivos de la futura norma han de ser una de las principales aspiraciones de los ciudadanos de la región, en general, y del colectivo agroalimentario y ganadero, en particular.

Asaja, UPA y Coag coincidieron en señalar que la ley tiene que primar el uso del agua por parte de los productores desde “un planteamiento profesional”, ya que se trata de un sector primario, básico para el desarrollo socioeconómico de la región.
El secretario regional de Asaja, José María Fresneda, apostó porque la gestión del agua sea legislada “como un hecho diferencial” en la región, como así lo han cerrado otras comunidades en sus estatutos o lo priorizan a través de unas políticas “que cuentan con la unión de toda la sociedad”.
Fresneda, en declaraciones a Lanza, echó en falta “un pacto nacional del agua” y criticó que las administraciones respondan a otros intereses “que no son profesionales”. Recordó que desde la organización a la que representa “venimos diciendo lo mismo hace treinta años”, que es que los compromisos adquiridos en materia hídrica “se cumplan”. En este sentido, pidió que la futura ley tiene “que cumplirse en todos sus aspectos”, al igual que los objetivos del Plan Especial del Alto Guadiana (PEag) y que se realicen las infraestructuras que ya contemplaba el Plan Hidrológico Nacional (PHN).
También reprobó que el tema hídrico no forme parte “del debate mediático” y dijo que han presentado las alegaciones a la ley.
A favor
De su lado, Elena Escobar, portavoz de UPA, se mostró de acuerdo con el contenido del borrador de la Ley del Agua e indicó que “no presentaremos alegaciones”.
En concreto, en declaraciones a este diario, se mostró a favor de la reserva estratégica para las  necesidades de Castilla-La Mancha de 4.000 hectómetros cúbicos, ser competentes en los órganos de dirección de las cuencas hidrográficas y en los procesos de planificación hidrológica. Del mismo modo, mostró su acuerdo con que se delimiten correctamente las cuencas hidrográficas de cada demarcación.
Más apoyos
En la misma tesitura se ha situado la organización agraria COAG-IR, que también apoya el borrador y repara en que los ciudadanos de la región tienen “derechos en relación con e lagua, con el desarrollo y con el medioambiente”, ya que, según opina, “no están por debajo de otras comunidades”. Considera, además, que los castellano-manchegos también “tienen derecho al trasvase del Tajo-Segura”.
Por ello, pide que se estudie añadir a la Ley un nuevo punto que establezca “que, mientras subsista el trasvase Tajo-Segura, las cuencas de Castilla-La Mancha cuyos recursos no puedan cubrir sus demandas puedan utilizar, los recursos del Tajo que se puedan considerar aún trasvasables una vez cubiertas todas las necesidades de la cuenca cedente”. De este modo, la futura Ley podrá amparar otras transferencias de recursos ya previstas como las de la Tubería de Abastecimiento a la Llanura Manchega y las de urgencia a las Tablas de Daimiel.

Continuar leyendo Las asociaciones agrarias esperan una Ley del Agua con una visión profesional

“Los regadíos agrícolas de la región son los más eficientes del mundo”

Félix Yánez, investigador del Instituto de la Vid y del Vino de Castilla-La Mancha (IVICAM) y colaborador del Consorcio para la Gestión del Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG), aseguró que los regadíos agrícolas de Castilla-La ancha “son los más eficientes del mundo”.
Yánez aseguró a los medios en la presentación de un curso on-line del Consorcio que los sistemas de regadío aplicados a la agricultura de Castilla-La Mancha sitúan a la región a la cabeza del aprovechamiento y de la rentabilidad de los diferentes cultivos.
Explicó que en el caso de los cultivos leñosos como la vid, se están generalizando regadíos con diseños técnicos apropiados a estas explotaciones, así como en el caso de los cultivos herbáceos, “están desapareciendo por la reestructuración” que conlleva el desarrollo de la Política Agraria Común (PAC), como ha sido el caso de la alfalfa, el maíz o la remolacha.
Respecto a los riegos en las explotaciones de cereales dijo que están dejando de ser intensivos, que precisan más agua, a favor de un carácter extensivo.
Con todo, el experto reiteró “el alto nivel de eficiencia en el uso del agua” en los cultivos de la región por la mejora de la modernización de los regadíos que se han incorporado en los últimos años.
A su juicio, “el agua es una poderosa herramienta en manos de los agricultores en un clima árido”, por lo que “hay que manejarla con criterios de eficiencia y efectividad”. Agregó que hay que usarla “con un enfoque global”, con el fin de “valorizar, de esa manera, la producción”.

Continuar leyendo “Los regadíos agrícolas de la región son los más eficientes del mundo”