La reserva hidráulica aumenta al 43,8% de su capacidad total

En total, el agua acumulada en las cuencas españolas alcanza los 23.695 hectómetros cúbicos, 6.313 hm3 menos que el pasado año y 8.951 hm3 menos que la media de los últimos 10 años, según los datos facilitados esta mañana por el Ministerio de Medio Ambiente.

Por cuencas, la del Norte II (Asturias y Cantabria) es la que más ha disminuido su reserva en relación a los niveles de la semana pasada, con 10 hm3 menos, situándose al 63,7 por ciento de su capacidad, mientras que la cuenca del Ebro la ha aumentado en 18 hm3.

Los mayores caudales se encuentran en los embalses del Norte III (País Vasco excepto sus cuencas internas) que ascienden al 89,9 por ciento de su capacidad, mientras las cuencas internas del País Vasco se mantienen al 66,7 por ciento. Por su parte, la del Guadiana (Castilla-La Mancha y Extremadura) se sitúa al 54,9 por ciento, y se incrementa, con relación a la pasada semana, la cuenca de Galicia Costa hasta el 53,1 por ciento de su capacidad, mientras que la cuenca del Duero desciende ligeramente hasta el 51,4 por ciento.

Ya por debajo del 50 por ciento se encuentran las del Norte I (sur de Galicia y norte de León) al 48,1 por ciento; la del Ebro al 46,2 por ciento; la cuenca del Tajo que se mantiene al 43,7 por ciento; la Cuenca Atlántica Andaluza al 39 por ciento; y la del Guadalquivir que también continúa al 36,2 por ciento.

En situación más crítica están la Cuenca Mediterránea Andaluza, que se sitúa al 27,3 por ciento; las cuencas internas de Cataluña, que descienden al 22,4 por ciento; la Cuenca del Júcar, con 21,5 por ciento; y la del Segura, con tan sólo un 18,2 por ciento.

La capacidad total de las cuencas españolas es de 54.151 hectómetros cúbicos, aunque la cantidad de agua embalsada es de 23.695 hm3. De estos 18.904 se encuentran en la vertiente atlántica, mientras que 4.791 pertenecen a la vertiente mediterránea.