La sequía amenaza ante un plan de regadíos estancado por la crisis

Valencia-Mucho tienen que cambiar las previsiones para que no se inicie un periodo de sequía. La cabecera del Júcar y del Cabriel tienen peores datos que en 2006 y 2007. Esto quiere decir que se están batiendo mínimos históricos   La campaña de riegos de este año será tranquila, porque se parte de una buena situación y porque se están registrando buenos datos en Tous gracias a las aportaciones que se están produciendo en Contreras.

El secretario general de la Unión Sindical de Usuarios del Júcar (USUJ), Juan Valero de Palma, hacía esta advertencia y, a renglón seguido, acometía una reinvindcación histórica. Terminar el plan de modernización de regadíos, que sigue incompleto tres años después de la fecha prevista de finalización. Estas obras son fundamentales para conseguir ahorros de agua.
La crisis ha rematado la voluntad de las Administraciones por poner en marcha este plan, que sólo en el término que afecta a la Acequia Real del Júcar abarca  20.500 hectáreas de cultivo.

Valero de Palma exigió que al menos se finalicen aquellos cuya inversión restante es mínima. El caso más llamativo es de el cuatro sectores que tienen la obra más importante finalizada de los que sólo resta la red de distribución para que conecte con las parcelas. Faltan unos pocos metros para que se produzca esta conexión, pero la empresa a la que la Conselleria de Agricultura encargó las obras, la constructora Luján, ha paralizado las obras y parece ser que no tiene la intención de ponerlas en marcha hasta que se le pague lo adeudado, unos 500.000 euros.

La Conselleria de Agricultura admitió ayer el avanzado estado de las obras y también su paralización por la falta de pagos. Fuentes oficiales aseguraron que trabajan para conseguir la financiación necesaria, aunque la situación económica es complicada.

Desde la empresa concesionaria prefirieron no hacer declaraciones al respecto. De la finalización de estas infraestructuras dependen más de 3.600 regantes.

A estos sectores, hay que añadir otro paquete de obras que se encuentran todavía en un estado más tardío de ejecución. Se trata de siete sectores cuya competencia de ejecución se reparte entre la Generalitat y el Ministerio de Agricultura. Requiere una inversión de 12 millones de euros, aunque USUJ está revisando los proyectos para  reducir su coste. Supondrían un ahorro de siete millones de metros cúbicos al año. En marcha se encuentran ocho sectores.

Urgencia
– No se ahorra el agua, objetivo de que la modernización de regadíos se declarara de interés público
– Se deterioran las instalaciones ejecutadas y que no se ponen en uso. Hay riesgo de vandalismo.
-Los regantes no entienden que las obras estén tan avanzadas y no se invierta lo poco que falta.