Los regantes proponen financiar que el Júcar-Vinalopó sea potable

La Junta Central de Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó tiene avanzadas las negociaciones para conseguir financiación privada con la que pagar los 60 millones de euros que cuesta activar la toma de Cortes de Pallás del trasvase y que pueda llegar a la provincia agua potable, algo imposible desde el Azud de la Marquesa, donde el caudal sólo es apto para el regadío, y después, además, de pasar un tiempo embalsado en Villena. En principio y dado que ni el Ministerio de Agricultura ni la Generalitat se muestran favorables a recuperar la toma original del agua en Cortes de Pallás (falta de presupuesto y presiones de los regantes del Júcar), la estrategia de los agricultores alicantinos será doble. Por un lado tratar de buscar un consenso con la todopoderosa Acequia Real del Júcar y, por el otro, convencer al ministro Arias Cañete de la viabilidad económica de la operación. Sesenta millones de euros que estarían dispuestos a adelantar, según ha podido saber este periódico, las empresas suministradoras de agua potable a los municipios que se beneficiarían del agua del trasvase al dejar de bombearla de los acuíferos sobreexplotados. Las suministradoras recuperarían su inversión vía tarifa.La Junta Central tiene otro as en la baraja. Si el Júcar-Vinalopó no sirve para todos los usos (urbano y regadío), la UE reclamará al Gobierno la devolución de los 120 millones de euros que aportó para construir el trasvase. Los agricultores deberán empezar de cero las negociaciones puesto que desde el pasado viernes su interlocutor en Madrid, Juan Urbano, ya no existe tras ser cesado por el ministro Cañete. El ministro ha descargado la responsabilidad en Liliana Ardiles, ingeniera de Caminos por la Universidad Politécnica de Madrid que lleva en temas hídricos desde 1997, cuando entró como funcionaria en la Dirección General del Agua. Hasta 2010 trabajó en la Confederación Hidrográfica del Duero. Ardiles tiene por delante negociar la toma de Cortes de Pallás, las nuevas demarcaciones hidrográficas y la hipotética recuperación del proyecto del trasvase del Ebro.